Todos los derechos reservados, ver el aviso legal para más información.

Portada
Inicio

Historia cambios

Subir fotos +

Libro de visitas

Enlaces

Info. Gnral. +
Historia +
Fiestas
Costumbres

Cosas curiosas +

La Iglesia +
El potro

El Verde
La Piedra
Los Bichos

Imágenes +
Report. 1976 +

La mesa
El dialecto +
Las letras +

Testimonios


Mapa del sitio
Info del sitio

mail Contacto
Arevalillo Logo foto0 foto1 foto2 foto3 foto4 foto5

Historia de la Iglesia

(>>nota)

iglesia Arevalillo Iglesia parroquial de Arevalillo

Termimada de construir el año 1730 y
bendecida el 11 de Septiembre del mismo año
por el obispo de Badajoz D. Amador Merino Malaguilla
iglesia Arevalillo


A san Cristóbal está dedicada desde tiempo inmemorial la iglesia parroquial de Arevalillo.
La fiesta de este santo en la Iglesia universal se celebra el día 10 de julio pero Arevalillo la celebraba, hasta el año 1992 el día 13 de septiembre, y desde 1993 la celebra el segundo fin de semana de septiembre, con licencia del obispado a petición del ayuntamiento.

¿Por qué Arevalillo la celebra en septiembre? Hurgando en los libros parroquiales he encontrado unos datos que pueden dar pie a creer que desde el año 1730 se celebra la fiesta en esas fechas.

Antecedentes históricos

El ano 1703, el día 8 de septiembre, en visita Pastoral del Sr. Obispo se hace al párroco, entre otras, la siguiente observación:

                "....del registro que se hizo de la mesa del altar mayor y haber reconocido estar su mesa poco decente componiéndose de tablas y maderas, mando al cura haga una mesa de una piedra".

El año 1717, también en visita pastoral, el obispo manda al Sr. cura párroco lo siguiente:

                "....que hallándose la techumbre de esta iglesia (iglesia que como se dice en otro lugar estaba situada en el cerro fuera del pueblo), con no pequeño peligro de ruina y así mismo la capilla mayor por la parte exterior desguarnecidos los arcos de que se compone su arquitectura, y por eso ser muy probable mayor daño, especialmente por la parte del norte y necesitar toda la iglesia reparo y reconocer no tener esta fábrica (libro de cuentas) caudal para que se ejecute, mando a dicho cura y teniente (hoy coadjutor) estén con los alcaldes de este lugar y soliciten junten a su Concejo a que concurrirán todos y persuadirán a los vecinos el referido peligro y la cortedad de medios de esta fábrica, alentándoles a que concurran con algunas limosna de los bienes comunes, y en particular hagan su manda (su donativo) cada uno para el referido efecto, y convengan en hacer ¿………? para otra fábrica señalando algún terreno en este término que a su costa habrán de cultivar y donar a dicha iglesia los granos que han de sembrarse; y si también los dieren de limosna será más laudable en ellos como más acepto a los ojos de Dios Nuestro Señor. Siendo todo para el fin del mayor y más decente culto de su Majestad y sagrada casa en donde como hijos de Jesucristo en ella han recibido este ser y conviniéndose en lo referido para que así le sea manos gravoso no ocupando enteramente los días de trabajo que para sí necesitan; su Merced les concede y da licencia para que puedan hacer este referido cultivo en los festivos atendiendo ser medio este para un fin tan del agrado de su Majestad sobre que su Merced les exhorta y ruega con todo encarecimiento condesciendan a tan piadoso ruego y que tanto crece en honra de Dios Nuestro señor, su casa y templo y en la propia de ellos, pues son los que deben mantenerla con la mayor decencia".

El arreglo de la iglesia le va a suponer muchos gastos, el lugar donde so encuentra es muy incómodo sobre todo en los inviernos y sopesando estas cosas deciden hacer una nueva iglesia.

Se hace esta iglesia con el esfuerzo de todos, con la ayuda de los vecinos de Zapardiel y sobre todo animados y apoyados por D. Amador Merino Malaguilla que pagó, consiguió dinero, hizo los planos y proyectos e incluso en sus vacaciones trabajó manualmente. De él daremos más tarde unos datos.

Con estos antecedentes, se llega al mes de junio de 1727 en que comienzan a levantarse los cimientos de la actual iglesia situada en el centro del pueblo. De la construcción de esta iglesia hay acta en un pergamino de 167 x 33 mm. con restos de lacre rojo en el dorso y con el texto latino:

                "Anno dni. M.DCC.XXX. die XI Mensis septs. Ego Amator Merino Malaguilla Eps. Pacensis, de licentia Ilmi. Dni. Epi. Abulensis, consecraui Altare hoc en honorem s. Christophori, et reliquias ss. Martirum Caelestini et Lucidae in eo iclusi; et singulis Christi fidelibus hodie unum annum et in die anniversario consecracionis huiusmodi ipsum visitántibus quadraginta dies de vera indulgentia, in forma Eclesiae consueta, consessi. Amator Eps. Pacensis".

Este pergamino se encuentra en el archivo diocesano. Según el archivero no les consta haya actas de la construcción de otras iglesias en la diócesis, por eso es bueno que nosotros los conozcamos escrito en latín aunque la traducción está, más o menos, en un escrito que recojo mas adelante y que es un resumen hecho por el cura de entonces sobre la construcción y consagración de la iglesia parroquial.

Este escrito esta fechado en 1730 y dice así:

                "Ad mayorem Dei gloriam" (Para mayor gloria de Dios).

Siendo cura rector de la parroquial iglesia de San Cristóbal de este lugar de Arevalillo D. Francisco de Prado Gómez, habiéndose reconocido la evidente ruina que amenazaba la iglesia parroquial que dicho lugar tenía, que según su arquitectura manifestaba bien su antigüedad; que los gastos que se habían de causar en su reparación debían de ser precisamente excesivos y que al repararla no se podía celebrar el divino culto, el celo del sagrado templo ni el aprovechamiento de las almas, de que hay una gran necesidad en este pueblo, causa la mayor parte de la penosa situación que tenía dicha iglesia, que estaba fabricada en el cerro, que se "registraba" desde dicho lugar entre norte y poniente; no obstante los cortísimos medios con que se hallaba la fábrica de dicha iglesia, se propuso hacer una nueva dentro de él, al Ilustrísimo Sr. D. José, del término de Santibañez, Obispo que entonces era de este obispado y al presente Arzobispo de Santiago, quien habiendo considerado que todos los caudales que se podían adquirir, aún con una razonable oferta que hizo el pastoral celo de su Ilustrísima, eran insuficientes a tan excesiva costa según las condiciones de la traza de la obra que ya estaban pactadas, no resolvió su Ilustrísima temiendo la falta de medios para finalizarla.

Juntábase a todo esto una total repugnancia del Tribunal de dicho Ilustrísimo señor y de este pueblo, no porque le faltaban deseos de poner a ejecución una obra que le era tan necesaria, sino por la razón referida de una falta tan considerables de medios y el inmenso trabajo de la conducción de la piedra.

Pero atropellando razones humanas que demuestran los ánimos de un fin tan santo y que no podía dejar de ser del agrado del Altísimo, confiando en su divina Providencia y movidos de las amorosas y eficaces influencias del limo. Sr. D. Amador Merino Malaguilla, Obispo de Badajoz, maestrescuela, dignidad y canónigo de la santa Iglesia Catedral, Canciller de la Universidad de Salamanca que entonces era padre y protector de esta fábrica, no sólo concurrió su lima franqueando generoso los excesivos caudales desde que se empezó hasta que se dio fin, si no que también fue el principal autor de su traza y arquitectura, y muchas veces hallándose en este pueblo durante la obra solía ocuparse en algunos manuales para la dirección de los maestros. Hubo vez en que, menospreciando vanidades, aunque no era novedad en su lima, estando el herrero de este lugar componiendo las rejas para el ventanaje de dicha iglesia, cogió su lima, el martillo de la fragua para ayudarle, y parece quiso el cielo dar a entender premiaba sus grandes y conocidos méritos por tan piadoso celo, pues en este mes de septiembre de 1729, estando dentro de la referida iglesia, al tiempo que asentaba el retablo mayor, que también trazó y adelantó su coste dicho limo Sr., le vino un propio con tal noticia de que el Rey le había presentado para Obispo de Badajoz.

Con tal feliz protección se empiezan a levantar los cimientos de dicha obra en el mes de junio del año 1727. Y siendo así, que aunque para la prevención de materiales faltaba dinero, pues el corto caudal de la iglesia consistía en granos y estos repartidos entre los vecinos y su cobranza por entonces era dificultosa, pero asistió pronta la Divina Providencia moviendo los ánimos de todos, no sólo en común sino también en particular a que como verdaderos israelitas ofreciesen, para la fábrica de mejor tabernáculo que el de la Ley antigua, caudales del Concejo, cesiones de dotes, de obras pías y otras limosnas, de suerte que nunca faltó para tanta costa de materiales ni para pagos prontos a los oficiales; y concurriendo los lugares circundantes, especialmente el de Zapardiel de la Cañada, anejo de este, a la conducción de la piedra con la mayor generosidad, en que se siguió no poco beneficio de dicha fábrica, pues por cuenta ajustada de más de diez mil reales de gasto.

Continuóse dicha fábrica en el año siguiente de 1728, acabóse en primeros de diciembre del año 1729; y el día 13 de dicho mes en que se celebraba la festividad de la virgen Sta. Lucia, con consentimiento del Ilmo. y Rvdmo. D. Pedro de Ayala, Obispo de la Iglesia y obispado de Ávila, la bendijo el licenciado Miguel de Quintana, cura rector de Sta. María del Berrocal, colocando en ella a culto nuestro Bien Sacramentado; y aunque hubo concedido la licencia para bendecirla al dicho Sr. Ilmo. Sr. Obispo de Badajoz, antes que se consagrase, no pudo su lima, asistir por cierto accidente en su salud, porque parece le reservaba la Divina Majestad para su mayor gloria y mayor progreso de su soberano culto; pues en día 11 de setiembre del año siguiente de 1730 en que se celebra en este obispado la traslación de san Segundo, con licencia de dicho Ilmo. Sr. Obispo de Ávila consagró su lima, la piedra del altar mayor que toda sirve de ara, colocando debajo de- ella en un nicho que a este fin se hizo en el interior de la mesa de él las sagradas reliquias , una del glorioso Apóstol san Andrés y otras dos de loa gloriosos mártires son Celestino y santa Lucia, y concedió su lima cuarenta días de indulgencias a todas las personas que el dicho día once de setiembre de cada año visitasen dicho altar mayor.

Predicó en ambas funciones, con general agrado, el licenciado don Manuel de Prado Gómez, cura rector de la parroquial iglesia del lugar de Armenteros a las que concurrió innumerable gente.


                Sea para honra y gloria de Dios, de su santísima Madre, del glorioso mártir san Cristóbal y toda la corte celeste. Amén.

Así pues, por estos datos puede pensarse que a raíz de ser bendecida por el Obispo de Badajoz el día 11 de septiembre, Arevalillo celebraba la fiesta de San Cristóbal los días 11,12 y 13, tres días como es tradicional en las fiestas patronales, y por causa que de momento desconozco, quedara solamente el día 13.

¿Por qué se consagró la iglesia en septiembre y no el 10 de Julio?

Pudiera ser por dos razones. Por un lado que, dado que era iglesia nueva loa vecinos decidieran iniciar las fiestas en ella después de acabar las tareas veraniegas, y otra razón que por lo que fuera el Obispo no pudiera consagrarla en el mes de julio y sí en septiembre, y era importante para Arevalillo que consagrase la iglesia aquel Obispo que había sido el alma de la construcción de dicha Iglesia.

En visita pastoral el Obispo de Ávila el 13 de noviembre de 1730 escribe:

                "....que por cuanto ha reconocido su lima, el gran beneficio que ha hecho y hace el cura de este lugar a su pueblo en reedificar enteramente la parroquial de San Cristóbal titular de la que había, relevándoles del gran trabajo que tenían en asistir a los divinos oficios por la situación en que estaba y mal camino, y que más fácilmente podrán acudir a ellos e implorar la Divina clemencia, su Ilma. Le da las gracias por cuanto en ella ha trabajado y el desvelo que a su vez ha tenido en el cuidado de tan importante obra."

¿Qué fue de la iglesia antigua situada en la zona que actualmente conocemos como el cerro de las tumbas y valle de la iglesia?

Por los datos que se encuentran en los mismos libros parroquiales, parece ser que quedó reducida a ermita en honor de san Bartolomé cuya imagen actualmente se encuentra en el retablo del altar mayor y que ha sido restaurada este año en el taller diocesano de restauración por D. Pedro Díaz.

En el libro 17 de los de Arevalillo, en el año 1743 aparece:

                "...habiendo reconocido su Merced que la "Hermita" de san Bartolomé, situada en este lugar, está con una total indecencia, destruida y casi arruinada y por eso mando a éste (al párroco) pasase la imagen del glorioso santo a esta parroquial, y como es imposible la reedificación de dicha "Hermita" manda su Merced se acabe de demoler y vaciar conduciendo sus materiales y despojos que puedan aprovecharse a paraje donde se pueda hacer una casita y meter los trastes de la iglesia a la cual desde luego agrega su Merced la renta que tenía dicha "Hermita".

Este, pues, parece que fue el destino de la antigua iglesia de Arevalillo dedicada cuando era parroquia a San Cristóbal.

En el mismo libro que estamos utilizando para estos datos, en el año 1732 aparecen detalladas todas las cuentas, imposible de detallar aquí: cal, madera, tejas, piedras...

Para sufragar los gastos de la construcción de la iglesia también colaboro la catedral de Ávila que reunido el cabildo acordó ceder y cedió los frutos granados y menudos que en este presente año (18 de junio de 1727) tocaren a los dos medios préstamos de dicho lugar de Arevalillo para ayuda a los gastos que ha de causar la obra de dicha iglesia.
Volviendo al Obispo que patrocinó y bendijo esta iglesia, los datos que conozco son los que aparecen en el diccionario de Historia Eclesiástica de España en sus páginas 1479-1480 y que resumidos son estos:

                Amador Merino Malaguilla nació en Sigüenza, provincia de Guadalajara el 28 de diciembre de 1677 y muere siendo Obispo de Badajoz el 29 de enero de 1755. Estudió en la universidad de Alcalá y de Valladolid. En 1705 pasa a ser canónigo doctoral de la catedral de Ávila y llegó a ser Gobernador eclesiástico de esta diócesis. Nombrado obispo de Badajoz el 8 de febrero de 1730 estando en Arevalillo, tomó posesión el 3 de noviembre de 1730. De él se hace en este diccionario grandes elogios.

Pero nada se dice del por qué y cómo llegó este hombre a tener el cariño e interés que tuvo por Arevalillo. Tarea de investigación que dejo por si alguno quiere animarse a hacer.


(*)Nota: Me he permitido el lujo de reproducir en ésta página parte del folleto distribuido por el antiguo párroco de nuestra iglesia Don Jesús Martín en el año 1995. Sólo quiero ampliar la escasa información de que dispongo de algo tan importante como es nuestra iglesia.


^^Arriba^^


En línea desde dic-2003 (Version 3.0) Desarrollado por Albae Última actualización: 2016-02-28 Visitas: