Todos los derechos reservados, ver el aviso legal para más información.

Portada
Inicio

Historia cambios

Subir fotos +

Libro de visitas

Enlaces

Info. Gnral. +
Historia +
Fiestas
Costumbres

Cosas curiosas +

La Iglesia +
El potro

El Verde
La Piedra
Los Bichos

Imágenes +
Report. 1976 +

La mesa
El dialecto +
Las letras +

Testimonios


Mapa del sitio
Info del sitio

mail Contacto
Arevalillo Logo foto0 foto1 foto2 foto3 foto4 foto5

Reportaje 1976, herrando


Para herrar era necesaria la materia prima, las herraduras. Éstas eran fabricadas por el herrero en la fragua que había anexa al potro. Era muy común que los niños estuviéramos (yo me incluyo) viendo cómo el herrero fabricaba las herraduras a partir de un trozo de hierro.

Las herraduras eran básicamente de dos tipos, en forma de U para burros y caballos y en forma de ( (paréntesis) para las vacas, en este caso cada pezuña llevaba (y lleva) un par de herraduras.

En éstas imágenes podéis ver a Nisio, el último herrero de Arevalillo.


herrando herrando herrando herrando

No era necesario tener un almacén demasiado complejo.

herrando

A veces hasta había que hacer cola, como esta mula que le toca turno después de la vaca que está en el potro.

herrando herrando

Los burros y mulos/mulas se podían herrar sin meterlos en el potro, bastaba con sujetarles la pata mientras el herrero hacía su trabajo, sin embargo, las vacas eran más inquietas y debían ser bien atadas en el potro.

La vacas se ataban por los cuernos con una soga en el yugo que había en la parte delantera. En la zona de la barriga se pasaba una cinta bastante gruesa de cuero que era atada a los dos palos superiores en los laterales del potro. Posteriormente se tensaba girando uno de los palos haciendo que la vaca se elevase un pelín. A la altura de las patas traseras se pasaba de lado a lado un palo que disminuía la movilidad del animal.

herrando herrando herrando

El proceso comenzaba con quitar las herraduras viejas, si las había, y cortar y limar las pezuñas para dejar una superficie lisa donde encajase adecuadamente la herradura. Para quitar la herradura se usaban unas tenacillas, el corte con un martillo y una cuchilla larga de hierro hecha en la fragua, y el limado con una señora lima.

herrando herrando herrando

A continuación se escogía el tamaño adecuado de herradura y se procedía a clavarla con unos clavos de cabeza cuadrada bastante grande con la punta muy alargada.
Las puntas quedaban sobresaliendo por los laterales de la pezuña, y había que cortarlas con las tenacillas.

herrando herrando
herrando herrando
herrando herrando herrando herrando

^^Arriba^^


En línea desde dic-2003 (Version 3.0) Desarrollado por Albae Última actualización: 2015-03-06 Visitas: